El Comandante Ortíz de Zarate a punto de ser fusiliado

En la mayoría de los libros que tratan la Guerra Civil Española suelen encontrarse alguna de las dos fotos que publicamos a continuación:

Pues bien, las dos fotos muestran el momento en que el comandante Rafael Ortíz de Zárate López es prendido por un grupo de milicianos y algún que otro Guardia Civil que formaban parte de una columna enviada por el Gobierno de la República el día 22 de julio de 1936 para sofocar la rebelión en Guadalajara, ciudad próxima a Madrid.

El día 20 de julio de 1936 los oficiales del Ejercito adictos a la causa llamada Nacional, a cuyo frente se encontraba el mencionado comandante Ortíz de Zárate ocupan el Ayuntamiento, la Casa del Pueblo y el Gobierno Civil, siendo auxiliados por las fuerzas de la Guardia Civil y de Seguridad de Guadalajara.

El comandante Rafael Ortiz de Zárate López y un grupo de soldados ocupan también la prisión y excarcelan a los militares detenidos por ser considerados favorables a los sublevados, entre los que se encontraban los generales González de Lara y Barrera, el contralmirante Fontela y el teniente coronel Loscertales.

Al enterarse el Gobierno de Madrid que Guadalajara se ha sublevado, envía una columna al mando del coronel Puigdengolas para dominar la situación. Camiones requisados por elementos de la CNT y de la UGT, cargados con milicianos avanzan sobre Guadalajara. La mayoría son milicianos sin instrucción.

Los alzados son unos 100 jefes y oficiales, 40 clases, 275 cabos y soldados, 150 guardias civiles y de seguridad y dos centenares de civiles, los cuales ofrecen resistencia en el puente sobre el río Henares, a la entrada de la ciudad, prolongándose la lucha durante horas. El último foco será el cuartel de Aerostación.

Al caer en poder de los atacantes el comandante Ortiz de Zárate es ejecutado inmediatamente. Una vez ocupado el cuartel por entero, se inicia una matanza indiscriminada de jefes y oficiales. Son asesinados el contralmirante Ramón Fontela, el general González de Lara, el coronel de Infantería José Candeira, el coronel de Ingenieros Francisco Delgado Jiménez y un centenar de jefes y oficiales.

Curiosamente el hermano del comandante Ortiz de Zárate fue también fusilado pero por el bando contrario. El comandante de Carabineros Ricardo Ortíz de Zárate López permaneció leal a la República, siendo fusilado en Paterna el 24 de julio de 1940.